EL RELATO DESEADO

 



El relato deseado

Por: Abg. Jorge Luis Mamani Huanca (*)

El desenlace de la crisis política peruana y el inicio de una nueva transición, en el 2019, dieron lugar a muchos debates: en el campo del derecho constitucional, la politología, la sociología. Todos tienen su punto de vista. La salida tenía que ser política más allá de jurídica. En política, son los relatos los que permanecen. Y son los políticos quienes, con sus movimientos de fichas, transmiten el suyo. Desencadenan la batalla por el relato, buscando que sea el suyo el que perdure en la memoria ciudadana.
Las palabras son el nutriente de la política. No hay política sin un texto, sin un relato. Los relatos pueden cambiar la historia y la percepción de los hechos, de los escenarios, de los momentos políticos. James Balwin, escritor y activista estadounidense del siglo XX, bien decía que el mundo cambia en función de cómo lo ven las personas, y si lográbamos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera cómo miran la realidad, entonces podríamos cambiarlo.
Hace un año, el fujimorismo hizo que la tarea del gobierno y los medios sea fácil. Ocasionaron un relato político de héroes y villanos. Hoy los partidos de la transición congresal han hecho lo mismo, con sus continuos intentos de vacancia presidencial por la causal —muy forzada— de incapacidad moral permanente. Hay pues, un relato de quienes representan el sentir del pueblo y de quienes están de espaldas a los intereses de este pueblo. Ayer, y hoy, los villanos se volvieron cada día más villanos. Provocaron que en la lectura ciudadana se encarne el bien y el mal en términos absolutos. Los unos son totalmente buenos, los otros, definitivamente muy malos.
El relato de hace un año, construido e internalizado en la memoria colectiva, destacaba a quienes quisieron construir un país; y los otros, quienes día a día pretendieron su caída. Se empeñaron en la captura de instituciones. No aceptaron la derrota del 2016. Se creyeron gobierno sin haber sido elegidos para ello. Un relato que nos narró que hicieron, lo posible para evitar el develamiento de sus delitos, sus codinomes, sus relaciones con LavaJato, LavaJuez, u Odebrecht. Este relato no conoció de interpretación constitucional, no le preocupó la realidad de la economía o los actuales conflictos sociales, y fue indiferente a la forma en cómo llegó al poder absoluto su gobernante, al que, aún, le dan el papel de héroe. Ha pasado un año y nuevas confrontaciones entre Legislativo y Ejecutivo se vieron repetidas. Vizcarra, que ayer fue héroe, hoy ha pasado a tener el papel de villano. Cada domingo asistimos a una nueva revelación periodística.
Pero los relatos son ello, relatos.
Los muy malos se aferran a un poder que ya no tienen, pero en el país los escenarios cambian y las decisiones también. Hoy reniegan de los malos, pero mañana quién sabe. Las urnas no siempre tienen memoria. Podemos buscar la verdad, pero los humanos somos seres subjetivos ante los hechos externos. Interpretamos los hechos, y a la vez recibimos interpretaciones. Construimos nuestros relatos y los aceptamos como verdad. El ex primer ministro británico y premio Nobel de literatura, Winston Churchill, bien decía “la historia será amable conmigo porque tengo la intención de escribirla”. Qué duda cabe que “la historia la escriben los vencedores” (George Orwell, 1944). Es el poder el que influye en la construcción del relato. Y son los políticos quienes hábilmente lo construyen, llegando, incluso, a dar la vida.
El relato. Aquella espada Excálibur que esperó ser retirada. La manzana que desencadenó la expulsión del Edén. El agua que llegó a convertirse en vino. El número de oro o “proporción divina” de la antigua Grecia. La vara de oro hundida en el cerro Huanacaure. Aquel sueño de una ave roja y blanca mientras dormía bajo una palmera. El relato es la clave a la vigencia en la memoria y en el poder. Aunque en política todo es temporal. Por ello el relato debe ser bien contado. Vizcarra, hace un año recibió un relato deseado. Estuvo en él, la vigencia de ello.
El relato de estos últimos meses de gobierno ha comenzado.
(*) Abogado especialista en temas electorales.
Consultor asociado del Instituto Peruano de Asuntos Jurídicos y Buen Gobierno-IPAJ.
Asesor parlamentario del Congreso de la República del Perú.
Estudió Derecho en la Universidad Nacional de San Agustín. Es magíster en Gestión Pública Avanzada por la Universidad de Barcelona y magíster en Investigación Educativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Posee el Título de Experto en Dirección Pública y Políticas Públicas por la Universidad de Barcelona. Graduado del Programa de Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública de la Pontifica Universidad Católica del Perú.
Ha realizado pasantía de docencia universitaria en la Universidad Nacional de San Agustín, en las materias de investigación y de gestión pública.
Ha laborado en la Defensoría del Pueblo del Perú. Ex funcionario en el área jurisdiccional, y de asistencia técnica del Jurado Nacional de Elecciones. Ha sido coordinador regional de acciones educativas del Jurado Nacional de Elecciones.
ExCEO de Govern: Consultoría en Gobierno y Política Públicas.
Columnista y opinión para diarios locales y nacionales.
Autor de artículos indexados de derecho electoral.
Autor del texto “El Derecho de Sufragio Pasivo: Análisis contemporáneo” (Barcelona, 2017).

Comentarios

Entradas populares de este blog

SOBRE LA SENTENCIA DE DESTITUCIÓN AL GOBERNADOR CÁCERES LLICA

¿SON SINÓNIMOS LOS TÉRMINOS MUNICIPALIDAD, MUNICIPIO Y CONCEJO?

IPAJ Y EL COLEGIO DE ABOGADOS DE AREQUIPA ORGANIZAN EL CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN DERECHO ELECTORAL: ELECCIONES GENERALES 2021